Contaminantes en agua potable de las comunidades indígenas de Buenavista primera y segunda sección del municipio de Centro, Tabasco

A raíz de la implementación del proyecto Agua y alimento seguro en Tabasco en las comunidades de Arroyo seco Miraflores del Municipio de Tacotalpa y Buenavista 1era y 2da sección del Municipio de Centro, en el estado de Tabasco, es que se inició el proceso del que se da cuenta, en la que se tomaron muestras del agua que llegaba a las casas de las beneficiarias de ambos municipios, con el apoyo de un laboratorio acreditado ante la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) durante el mes de abril del año 2013.

La muestra de agua de la comunidad de Arroyo seco Miraflores no presento ningún problema. No así los resultados de las comunidades de Buenavista 1era y 2da sección de Centro, ya que los resultados de los análisis señalaron la presencia de aluminio en el agua. Esto llevó a volver a muestrear la zona y, en este segundo muestreo, se detectó la presencia, ya no solo aluminio, sino plomo y cadmio, lo que lleva a un tercer muestreo en la que se continúa detectando aluminio y Coliformes totales y Coliformes fecales en el agua que llega a las casas de estas comunidades indígenas (ver cuadro 1).

 

Cuadro 1. Presencia de Aluminio, Plomo y Cadmio en agua potable en las comunidades de Buenavista 1era y 2da sección, municipio del Centro, Tabasco

 

Muestra 1

Muestra 2

Muestra 3

Niveles máximos permisibles*

Aluminio

0.23 + -0.01

0.26+-0.01

0.237+-0.01

0.20

Plomo

0.012+-0.0005

0.01

Cadmio

0.0100+-0.0005

0.005

Turbiedad

10.1+-1.08

5

NMPC fecales

14

No detectable

NMPP totales

240

No detectable

* NOM-127-SSA1-1994.

 

Los resultados de los análisis preocuparon mucho a la Asociación Ecológica Santo Tomas A.C. ya que la planta potabilizadora Chilapa, que abastece de agua “potable” a las comunidades de Buenavista 1era y 2da sección, también surte del vital líquido a un total de 42 comunidades de los municipios de Centla y Centro y donde habitan más de 40 mil personas.

Esta situación se denunció públicamente y se presentó, en noviembre del año 2013, Queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos del estado de Tabasco (CEDH), la cual fue registrada con el número 766/2013. La comunidad arropó la Queja y se presentaron ante la CEDH para fortalecer la queja y adicionar que, además de la presencia de metales pesados en el agua, esta escasea por horas o días en la comunidad y es común que llegue muy turbia.

 

A la fecha ya han presentado informes justificados la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (CEAS), el Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) y la Secretaria de Salud ante la CEDH por la Queja. El informe de CEAS señala que a raíz de la Queja presentada muestrearon una serie de puntos en todo el proceso que recorre el agua, desde el rio Grijalva, que es donde se alimenta la planta potabilizadora hasta varios puntos dentro de la comunidad. Sobresale entre los resultados la de la muestra de agua que se toma directamente del rio Grijalva, ya que cumple con la NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-127-SSA1-1994. Considerándose que estos datos no están apegados a la realidad.

En su respuesta el SAS desacredita la queja y señala que no está a cargo de la planta potabilizadora, sino que la responsable es CEAS y seria ella quien debería responder a la queja. Por último la Secretaria de Salud señala que en el mes de febrero del año 2014 realizaron algunos análisis microbiológicos del agua y que no se reporta ninguna anomalía por lo que la queja no tiene razón de ser, a decir de ellos.

Las respuestas gubernamentales hablan de que la vigilancia institucional para asegurar que el agua que se envía a las casas de estas comunidades cumpla con la NOM 0127 SSA1-1994, para ser considerada potable, no se realiza, es decir no se realizan análisis para comprobar la calidad del agua potable de manera continua a pesar de que la ley de Salud del estado de Tabasco[1], así como la ley estatal del agua[2] los obliga a esto y por otro lado, se evidencio que el gobierno estatal no cuenta con la infraestructura necesaria para realizar estos análisis con los parámetros señalados por la NOM 0127 SSA1 1994 que aseguren que el agua no represente un peligro para la salud y se garantice el derecho humano al agua potable.

Es de esperarse una recomendación de la CEDH que siente las bases para reclamar este derecho en Tabasco, obligue a las autoridades a que cumplan con el monitoreo constante de la calidad del agua y conmine al gobierno del estado a invertir los recursos necesarios para poder hacer esta tarea.

 

Lo hasta aquí señalado demuestra una franca violación al derecho humano al agua, ya que el agua que reciben las comunidades de esta zona es surtida por solo por horas durante el día[3] y contiene contaminantes fuera de Norma[4].

 

Todo esto contradice el derecho humano al agua reconocido por la Organización de las Naciones, en la constitución mexicana y en la local. Así mismo esta violación al derecho humano al agua, trastoca el derecho a la salud, ya que los metales pesados detectados están relacionados con daños a la salud humana[5].

Por consecuente se considera prioritario que el gobierno del estado de Tabasco dirija todos los recursos necesarios en miras a garantizar el pleno derecho al agua potable en Tabasco.



[1] La Ley de salud del estado de Tabasco en su artículo 313, señala que : “La Secretaría de Salud, realizará periódicamente análisis de la potabilidad del agua, conforme a esta Ley, otras disposiciones legales aplicables y las normas correspondientes”.

[2] El Artículo 15, fracción VI de la Ley de Usos de Agua del Estado de Tabasco, obliga a los ayuntamientos, los organismos operadores y a la Secretaría de Energía Recursos naturales y Protección Ambienta a: “Vigilar y promover la aplicación de la normatividad federal en materia de agua potable.”

[3] La Observación general Nº 15 (2002), del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, sobre el derecho al agua, señala que uno de los factores del agua es La disponibilidad, entendida como “el abastecimiento de agua de cada persona debe ser continuo y suficiente para los usos personales y domésticos”.

[4] La Observación general Nº 15 (2002), del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, sobre el derecho al agua, señala en el factor La calidad del agua, que “El agua necesaria para cada uso personal o doméstico debe ser salubre, y por lo tanto, no ha de contener microorganismos o sustancias químicas o radiactivas que puedan constituir una amenaza para la salud de las personas

[5]En el sitio http://www.atsdr.cdc.gov/es/toxfaqs/es_toxfaqs_index.html Se pueden conocer cómo afectan a la salud humana estos contaminantes.

Deja un comentario